Alternativas a las estatinas

Tiempo de lectura: 4 minutos

Las estatinas son unos fármacos que suelen recomendarse para personas con colesterol alto. Hace mucho tiempo que se les considera parte del mejor tratamiento posible para esta problemática. Sin embargo, tampoco faltan aquellos que advierten acerca de los peligros de consumirla.

En concreto, suele decirse que causan efectos secundarios negativos sobre nuestro organismo. Aunque efectivamente ayuden a controlar el colesterol, los riesgos de incorporarlas a nuestra dieta hacen que sea mejor buscar otras opciones viables.

A continuación, vamos a analizar algunas de las mejores alternativas a las estatinas.

7 alternativas a las estatinas para regular tu colesterol

Berberina

Berberina

Si no puedes o no quieres usar estatinas naturales, la Berberina es una de las mejores soluciones. Hablamos de un alcaloide que se consigue al extraerse del tallo de diferentes plantas medicinales.

Sus propiedades la transforman en un remedio antibiótico y antinflamatorio, que además ayuda a tener una digestión mucho más fluida. Sin olvidar su acción contra el colesterol alto.

Fitoesteroles y fitoestanoles

Fitoesteroles y fitoestanoles

Dos de las recomendaciones que se le suelen dar a las personas con colesterol por encima de lo normal, es que consuman colesterol pastillas o yogurt para el colesterol.

Pues bien, los fitoesteroles y fitoestanoles son un excelente reemplazo vegetal para este último. Funcionan de forma tal que evitan que nuestro cuerpo absorba el colesterol. Esto consigue que vaya disminuyendo poco a poco.

Cardo mariano

Cardo mariano

Si bien el cardo mariano tuvo un primer uso medicional orientado a los inconvenientes del hígado, hoy tiene otras aplicaciones. Una de las principales, contra el frecuente colesterol elevado.

Recomendado para ti:
Alternativas a Camelcamelcamel

La clave de esta planta es que contiene silimarina, un regenerador hepático de los más poderosos que ofrece la naturaleza. Pero además ofrece otros beneficios que podrían interesarte.

El cardo mariano colabora con la fortaleza ósea, limita la propagación del cáncer, mejora los síntomas del asma, facilita la pérdida de peso, y logra que la piel luzca mejor.

Semillas de chía

Semillas de chía

La linaza o las semillas de chía también tienen múltiples propiedades en el consumo.

Lo fundamental es que aportan Omega 3 y una buena cantidad de fibra. La combinación de estos ingredientes hace que el colesterol de nuestro cuerpo sea expulsado con menor esfuerzo.

Una dieta equlibrada

Una dieta equlibrada

Puede sonar obvio, pero el primer tratamiento sugerido contra el colesterol es una dieta sana. Esto no es un concepto abstracto, sino que varias cuestionen definen tal calificación.

Por ejemplo, en primer lugar se indica que el paciente no consuma más de 300 miligramos diarios de colesterol. Si además sufre problemas cardíacos, no debe superar los 200 miligramos.

El desafío entonces es, ¿cómo lograrlo?. Antes que nada, tienes que reducir al mínimo los huevos. Y si los consumes, sólo debes usar la clara, descartando la yema por su alto colesterol.

No debes dejar de tomar leche, pero siempre debe ser de la desnatada, y nunca la entera. Muchas de las principales marcas de leche ofrecen todo tipo de variantes a raíz de ello.

Algo parecido ocurre con la carne. No es que jamás volverás a comer carne, pero debes dejar la carne de vaca o cerdo sólo para ocasiones especiales. En el día a día, pescado o ave.

Recomendado para ti:
Alternativas a Infojobs

Otros consumos sí obligan a desprendernos de ellos casi por completo. Esto sucede con las grasas saturadas, el azúcar y la bollería. Cuando quieras algo de postre -e incluso cuando no quieras también- mejor come una fruta. Puedes elegir las que más te gusten, e ir variándolas.

Estos consejos anteriores deberían ser suficientes, por sí solos, para controlar las calorías que consumes. Sin embargo, y por si acaso, te decimos que tengas cuidado y no te excedas. Y vamos a ir un poco más lejos: sería ideal que incluyas algo de ejercicio físico a tu agenda de cada día . Salir a correr, nadar, andar en bici, incluso bailar. Cualquier cosa que queme calorías que consumes.

Dejar de fumar

Dejar de fumar

Otra de esas sugerencias que podrían estar de más, pero preferimos hacerlo por si le sirven a alguien. Tienes que dejar de fumar. Si tus analíticas demuestran que tienes el colesterol más elevado de lo que deberías, y aún estás fumando, el riesgo de morir aumenta considerablemente.

A su vez, dejar el tabaco tiene otros beneficios, como disminuir la presión sanguínea o reducir al mínimo la probabilidad de sufrir alguna enfermedad cardíaca o pulmonar.

Ácido bempedoico

Ácido bempedoico

Probablemente, ésta es una de las últimas alternativas a las estatinas con evidencia científica. De hecho, al ácido bempedoico se le puede considerar también una especie de complemento. Estudios recientes sugieren que es capaz de potenciar el efecto inicial de las estatinas.

En tales investigaciones, se compararon grupos que consumieron estatinas y este ácido, con otros que utilizaron estatinas y un efecto placebo. El primer grupo, en comparación con el segundo, demostraría una caída mucho más significativa de sus niveles de colesterol LDL. Esto refuerza la creencia de la comunidad de expertos, acerca de cómo el ácido bempedoico las potencia.

Recomendado para ti:
Alternativas a Papyre FB2

Y no sólo eso, sino que además el ácido bempedoico lograría que las estatinas se consuman antes. Al deshacerse en el hígado y no en los músculos, se evitarían todos los efectos adversos que mencionábamos al comienzo. Eso explica también por qué esta combinación da más resultado.

De todos modos, el uso clínico del ácido bempedoico aún no ha sido aprobado internacionalmente. Muchas empresas farmacéuticas se encuentran trabajando en obtener estos permisos cuanto antes. Permisos que serán decisivos para la calidad de vida de quienes sufren colesterol alto.

Vivir con colesterol elevado no es un drama

En cualquier caso, la nultitud de opciones y tratamientos para quienes tienen colesterol alto, es una muestra más de cómo la ciencia avanzada para ofrecer soluciones certeras a esta problemática. Y entonces, ¿cuál es la mejor alternativa a las estatinas por el momento?

Desde nuestro punto de vista, y al contrario de lo habitual, es imposible quedarnos con una de ellas. En realidad, deberías aprovechar todas las soluciones que hay para combatir esta enfermedad.

Dejar de fumar, seguir una dieta sana y recurrir, por qué no, a medicamentos naturales sin contraindicaciones. Todo eso ayudará a que lleves mejor tu colesterol elevado, mientras esperamos que los especialistas ofrezcan alguna opción aún más eficiente que las actuales.

Deja un comentario